Vrrim!

Hola! Las URLs de vrrim siguen funcionando pero hemos deshabilitado nuevas ya que algún aprovechado ha estado abusando de nuestra buena onda, usando vrrim para distribuir URLs de phishing :(

Mientras resolvemos la situación, la creación de URLs estará deshabilitada.

no te seguimos sin cuentas, sin logs, sin letra pequeña ;) clic aquí para seguir leyendo...

Cómo nos cuidamos ♥

Lee las políticas de cuidado para entes y multiespecies

aquí

Cuéntame sobre Vrrim

Nos gusta acortar, lo peq. Lohacemot'ol rato. ¿Viste? Y a veces también aaallarrggarmmoooss. Jugar con las formas, el espacio, las distancias... Quizás un día creamos un alargador de urls también :)

En internet economizamos caracteres para muchas cosas: para un tweet o queet, para un guiño gráfico, una cartita para algún buzón... Un acortador de url básicamente toma un link y lo "traduce" a uno corto. Lo que sucede entre bambalinas es que se genera una entrada en una tabla (base de datos) donde se asocia los dos links. Así que, cuando abro el link corto, el acortador me redirecciona al link "original". Como esas viejecitas que se saben todos los apodos de las personas del pueblo :)')

Hasta ahí sencillo. Pero... ¿alguna vez leíste la letra pequeña de servicios como Bit.ly y Tinyurl? En resumen, nos dicen que no sólo pueden saber quién va a dónde y cuándo sino que pueden compartir esa fisgoneo lucrativo con otros (sus "customers" y "business partners"). Y cuando decimos lucrativos, hablamos de millones: Bit.ly esperaba ingresar en sus arcas veinte millones de dólares en 2016. Claro que se escudan en "lo hacemos para proveerte un mejor servicio gratuito". En cada parpadeo, en cada click, engordamos sus bolsillos.

Y, ojo, pueden cortarte el grifo. En sus Términos de Servicio también señalan que pueden abstenerse de servir ciertos contenidos por motivos de piratería o pornografía o quéséyo... pero claro, son demasiado cínicos para ser guardianes de la moral... pero, si el aliento se les acerca al cuello y les dicen "corta ese (hiper)hilo"... quizás lo hagan y ese link queda roto y con él los contenidos como satélites olvidados en el ciberespacio.

Ah, una cosita más. Ese botoncito o ese link que cliqueas con tanta soltura, sin ánimo de inspirar paranoia, pero podría llevarte a cualquier parte. Haz la prueba y coloca primero el cursor encima para ver qué dice... En caso de los urls cortos, no puedes saber por qué caminito vas a tirar. Muchos ataques de código malicioso y phishing (eso de que se hacen pasar por tu banco, por ej.) se "enmascaran" con este tipo de urls.

Y entonces, ¿no deberíamos usar acortadores? Internet está plagado de callejones oscuros y no por ello vamos a dejar de habitarla. Por eso, construir bienes comunes desde servidores autónomos es una manera de sembrar círculos de confianza y libertad.

Lee aquí cómo Kéfir cuida de vrr.im